En el mundo, el 52% de las patentes provienen de Asia. Los países que más solicitudes generan de esta región son China, Corea del Sur y Japón. Mientras que el 23,2% provinieron de Europa y el 22,8% de América del Norte..

Alpredominio asiático, se suma un nuevo hito para la región de Oriente: China desbancó a Estados Unidos como el país que más patentes solicitó en el año, según los datos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, creada en 1967 para “promover la actividad creativa y proteger la propiedad intelectual en todo el mundo”.

Desde 1978, cuando dio inicio el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes, Estados Unidos había liderado el número de solicitudes cada año. Sin embargo, en 2019 China solicitó 58,990 patentes, superando a las 57,840 solicitudes hechas por Estados Unidos durante el mismo lapso.

China, de desvalido a ejemplo de éxito

En la actualidad, China es un líder indiscutible en tecnología. Empresas como Huawei y Xiaomi han logrado posicionarse en los mercados internacionales y liderar en los avances tecnológicos, como ha sido el caso de Huawei en cuanto a la red 5G, que ha levantado preocupaciones al gobierno de Estados Unidos bajo el argumento que dicha tecnología puede ser utilizada para el espionaje, e incluso lo llevó a vetar a la marca en 2019.

El veto comercial de Estados Unidos sobre Huawei causó un gran estremecimiento en el sector tecnológico el año pasado, hasta el punto de que Donald Trump tuvo que recular. A pesar de estos inconvenientes, la compañía china se convirtió en la empresa con más solicitudes de patentes en ese año con 4.411 demandas publicadas.

Pero hace veinte años, ninguna compañía China era capaz de competir en innovación con el ecosistema de Estados Unidos. En 1999, solo 276 solicitudes de patentes provinieron de dicho país. En 20 años, las cifras del gigante asiático aumentaron 200 veces, según informó el director general de la OMPI Francis Gurry en un comunicado de prensa.

Según Gurry, el rápido crecimiento de China se ha debido al “una estrategia muy deliberada por parte de los dirigentes chinos para hacer avanzar la innovación y que la economía del país funcione a un nivel de valor más alto”.

En el modelo chino, las subvenciones del Estado han sido un factor de peso para impulsar la innovación, una estrategia completamente diferente a la de Estados Unidos, que se basa en la libre competencia.

Aunque China logró desbancar a Estados Unidos por poco, Gurry resaltó el hecho de que el modelo norteamericano ha sido “un ejemplo de economía de alto rendimiento, que ha estado en la cima de la innovación durante mucho tiempo’’

Turquía, el caballo negro de 2019

Los países que le siguieron a China y Estados Unidos en solicitudes de patentes fueron Japón, Alemania, Corea del Sur y Francia.

En el comunicado de la OMPI, Turquía fue otro jugador destacado. El país aumentó sus demandas internacionales de patentes en 2019 para clasificarse entre los primeros quince lugares del mundo. 

En cuanto a empresas, detrás de Huawei aparecen las empresas Mitsubishi Electric Corp. en Japón, Samsung Electronics en Corea del Sur, Qualcomm Inc. en Estados Unidos y Guang Dong Oppo Mobile Telecommunications en China.

La Universidad de California sigue como líder de la clasificación de las instituciones educativas, seguida por la Universidad de Tsinghua en China.

La lista de los diez principales establecimientos universitarios que piden patentes internacionales incluye cinco universidades de Estados Unidos, cuatro de China y una de Corea del Sur.

América Latina, rezagada en propiedad intelectual

Frente a la irrupción de la región asiática, contrasta el retroceso que han tenido los países latinoamericanos en los últimos años, en un sector donde se habían logrado avances en años anteriores.

En octubre de 2019, se informó que América Latina y el Caribe pasaron de representar el 3.1% de las patentes del mundo, al 1.7%, según el informe de la OMPI en 2019, una cifra que contrasta con el hecho de que los países latinoamericanos representan el 6% de la economía mundial.

Entre algunas de las trabas que existen en los países latinoamericanos, están: “la desconfianza en los sistemas de propiedad intelectual que existen en América Latina y el Caribe” y los altos costos que conlleva registrar las creaciones en algunos países, en la opinión de la especialista Alejandra Luzardo, líder en Innovación y Creatividad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Otro problema que padecen los países latinoamericanos y que, en los últimos años, diferentes gobiernos han tratado de resolver, es la falta de una educación tecnológica más adaptada a las habilidades que se requieren en las empresas.

Las cifras son alarmantes si consideramos que las patentes son un referente del potencial de crecimiento futuro que tendrá un país o región. 

Algunos países han intentado corregir esta situación, ya sea con políticas que beneficien el desarrollo tecnológico, como en Argentina, o con el impulso de hubs de innovación, como ha sucedido en México. El trecho a recorrer aún es largo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *