La crisis política de Chile no ha impedido que el país sudamericano aparezca como el líder regional en la economía digital. Esta nación ha impulsado el sector de telecomunicaciones, lo que ha permitido ponerse en la vanguardia de la revolución digital en Latinoamérica.

Los progresos saben amargos al considerar que estas inversiones poco han hecho para revertir la desigualdad en el país, que dentro de la OCDE, es la más alta. Los chilenos han denunciado en las calles que el 1% de los más ricos del país acapara cerca del 30% de los ingresos. 

Lo que empezó como protestas contra el aumento del transporte público, acabó como un reclamo masivo contra las injusticias sociales. Esta coyuntura ha provocado que el legislativo tome medidas para mejorar las condiciones laborales de los chilenos, mientras que las empresas empiezan a considerar más en serio una nueva cultura laboral.

Las telecomunicaciones en Chile

En los últimos años, las inversiones en telecomunicaciones han puesto a Chile como el país más desarrollado en infraestructura e industrias digitales de América Latina, según el estudio “El valor de la transformación digital a través de la expansión móvil en América Latina” de la consultora estadounidense Telecom Advisory Services, realizado por Sebastián Cabello y Raúl Katz. 

En la revolución digital, Chile tiene puntos fuertes. La nación sudamericana se ha adelantado en el desarrollo de la tecnología 5G, lo que permitiría todavía una mayor expansión de las industrias digitales en el país.

El informe de Telecom Advisory Services también advierte sobre los puntos que Chile debe poner atención para que esta situación ventajosa para el país se traduzca en mayores oportunidades de desarrollo social y económico. Chile requiere incrementar la calidad de la conectividad móvil. Para lograr esto, el país requiere de un despliegue masivo de infraestructura de redes inalámbricas, particularmente de las tecnologías 5G.

Para la consultora, estas medidas tendrá un impacto positivo en áreas como:

  • Transformación digital: Beneficios en conectividad, digitalización de hogares y del sistema productivo, así como en el crecimiento de industrias digitales.
  • Crecimiento del PIB: Mediante la inversión en el despliegue de redes y  efectos de derrame (spillovers) en el conjunto de la economía.
  • Sectores industriales: Aumento en la eficiencia operacional, así como del mejoramiento de la productividad.

Impulsar la digitalización en Chile puede tener un impacto en el Producto Interno Bruto (PIB) del país entre USD 12.300 a USD 14.450 millones en los próximos ocho años.. Estas cifras podrán alcanzarse solo si el gobierno chileno impulsa una política de masificación tecnológica en entornos urbanos que después sea sucedido por un despliegue de infraestructura total a nivel nacional.

Al respecto, la Subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, dijo que “si bien es importante que los indicadores muestren una valoración positiva de nuestro sector y señalen que lideramos en la región en materia de desarrollo de nuestro ecosistema digital, aún estamos lejos de los indicadores de la OCDE, por lo que nos queda bastante por mejorar. En esta línea, entre otras cosas, estamos trabajando día a día para reducir la brecha digital que existe en Chile, además de desarrollar tempranamente la red 5G, metas que estoy segura que se lograrán con el trabajo conjunto de todos los actores que componen nuestro sector, ya sean empresas, la academia y emprendedores, mejorando así la calidad de vida de los habitantes de nuestro país”.

Una de cada tres empresas Chilenas ya tienen políticas de Home Office

La irrupción de protestas en las calles de Santiago que ha provocado un funcionamiento intermitente del transporte público, también ayudó a impulsar el trabaja desde casa en los empresas chilenas.

Carlos Espinoza, Branch Manager de la consultora Randstad, comentó que “con el objetivo de resguardar la seguridad de los trabajadores ante las intensas movilizaciones que se han producido en el país y las dificultades para trasladarse, sobre todo desde las zonas de mayor conflicto, gran parte de las empresas dio la posibilidad de que sus empleados realizaran sus labores en casa, al menos durante esta semana. Y es que hoy la tecnología permite conectarse desde cualquier lugar y a cualquier hora, por lo tanto, no es estrictamente necesario estar en la oficina para ser productivo”.

El home office es una tendencia que en este año ya se observaba al alza. Ahora, el 48% de las empresas la ha adoptado para los trabajadores chilenos. Entre las ventajas observadas por los líderes de capital humano son mayor equilibrio vida laboral-familiar, con 23%; más capacidad para atraer y retener talento y aumento de los índices de productividad, ambas opciones con 17%; y reducción de los costos, tanto para la compañía como para el trabajador, con 16%.

Esta modalidad de trabajo ha sido cada vez más posible gracias a la adopción de “la nube” por parte de las empresas. Los servicios de cloud computing dan la posibilidad de acceder la información de la compañía de manera constante e inmediata, según comentó Espinoza.

Los servicios de mensajería móvil también han permitido estar en contacto en tiempo real con los colegas del trabajo. En Chile, Whatsapp ha tomado la mayor parte del mercado y nueve de cada diez chilenos señala que esta aplicación se transformó en una plataforma más para gestionar asuntos laborales.

“No hay que olvidar la gran penetración y protagonismo que WhatsApp ha alcanzado en Chile, no solamente como un medio de comunicación relacionado con el ocio y la recreación, sino que también como un instrumento de trabajo”

Carlos Espinoza, Branch Manager de Randstad

La consultora multinacional de RR.HH. Randstad realizó una encuesta a más de 440 compañías de diferentes tamaños e industrias, con el fin de evaluar cuántas organizaciones en Chile tienen implementada esta modalidad de trabajo y conocer cuáles son los beneficios percibidos por los empleadores. La investigación arrojó que 31% de las firmas tiene incorporada esta práctica de manera permanente en sus políticas de recursos humanos, la cual no solo rige ante situaciones de emergencia.

El home office es también una ventaja competitiva para las empresas que buscan atraer a talento más joven. Según Espinoza, “la fuerza laboral está cambiando y promover formas de trabajo como el home office es fundamental para que las compañías se mantengan competitivas a ojos de los candidatos, especialmente de los más jóvenes. Por otro lado, todas las medidas que vayan en dirección a aumentar la flexibilidad, ya sea en la jornada horaria, en el tipo de contrato (empleo temporal) o en la modalidad de desempeñar las funciones, no solo son positivas en este aspecto, sino que también influyen en la satisfacción de los empleados y en su nivel de motivación y compromiso con la empresa, lo que eventualmente repercute en los indicadores de producción, siempre y cuando sean prácticas que vayan acompañadas de una estrategia en cuanto al seguimiento del rendimiento por parte de las organizaciones”, sostiene.

Share This

Deja un comentario