Facebook anunció en un comunicado de prensa la decisión de remover cuentas orientadas a audiencias latinoamericanas, de Estados Unidos y francoparlantes del Norte de África por infringir sus políticas de uso. Esta decisión forma parte del compromiso que ha aceptado la red social para eliminar los contenidos inauténticos de su plataforma.

En total, Facebook removió 38 cuentas, 6 Páginas y 4 Grupos en Facebook, y 10 cuentas de Instagram originadas en Irán y orientadas a países latinoamericanos, como Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y México. También fueron eliminadas 93 cuentas y 17 Páginas de Facebook y 4 cuentas de Instagram con origen en Irán por violar la política contra el comportamiento inauténtico coordinado, además de 50 cuentas de Instagram y una cuenta de Facebook.

Rusia e Irán, el origen de las infracciones

Facebook destacó que de las cuentas removidas, tres de ellas fueron originadas en Irán y una en Rusia. Las cuentas tenían como objetivo actuar sobre distintas regiones: Estados Unidos, norte de África y América Latina. 

Las operaciones crearon redes de cuentas para engañar a las personas, ocultando quiénes eran y lo que estaban haciendo. Facebook compartió sus hallazgos con autoridades y otras empresas de la industria.

Los esfuerzos de Facebook responden a las críticas que había recibido la red social tras las elecciones de 2016 en Estados Unidos. Varios opositores señalaron que cuentas controladas por Rusia crearon páginas para difundir información falsa sobre las elecciones que tuvieron lugar este año. Miembros del Partido Demócrata señalan que estas acciones influyeron para lograr el triunfo de Donald Trump.

Desde entonces, Facebook ha actualizado sus políticas. En la actualidad, la plataforma trabaja constantemente para detectar y detener este tipo de actividad. “No queremos que nuestros servicios sean utilizados para manipular a las personas”, remarcó en el comunicado la red social. 

Con este objetivo, la compañía de Melon Park eliminó Páginas, Grupos y cuentas basados en su comportamiento y no por el contenido que compartían. En todos los casos, quienes estaban detrás de esta acción se coordinaban y empleaban cuentas falsas para tergiversar su identidad, lo que llevó a su remoción.

Facebook celebró los progresos que han logrado para identificar y erradicar estos tipos de abusos en su servicio, aunque recalcó que se trata de un desafío contínuo. Está entre los planes de la empresa continuar mejorando para anticiparse a aquellas prácticas y desarrollar tecnología, emplear más personas y trabajar con autoridades, especialistas en seguridad y otras empresas.

¿Quiénes administraban las cuentas?

Los administradores de las cuentas enfocadas a audiencias latinoamericanas se presentaban como si fueran locales, empleaban cuentas falsas para publicar en Grupos y administrar Páginas, simulando ser organizaciones de noticias, y redirigían tráfico a dominios fuera de la plataforma. Con frecuencia reutilizaban historias publicadas por medios estatales iraníes sobre Hezbollah, el conflicto entre Irán y Arabia Saudita, tensiones entre Israel y Palestina, entre Irán y Estados Unidos, la guerra en Yemen, y también publicaban contenido diseñado para algunos países sobre temas domésticos, geopolítica y figuras públicas.

Quienes estaban detrás de la red de cuentas iraníes con audiencias enfocadas a Estados Unidos  usaron cuentas comprometidas y falsas – algunas de las cuales ya habían sido desactivadas por nuestros sistemas automatizados – para hacerse pasar por locales, administrar Páginas, unirse a Grupos y direccionar tráfico hacia dominios fuera de la plataforma, que estaban conectados a la investigación sobre “Liberty Front Press”, una red ligada a Irán que fue removida en agosto del 2018. Los administradores de las Páginas y los dueños de las cuentas publicaban noticias de política local y geopolítica, acerca de figuras públicas de Estados Unidos, asuntos políticos de Estados Unidos e Israel, respaldo a Palestina y al conflicto en Yemen. ldo3010191350

Por último, las cuentas en Rusia mantuvieron una campaña en Estados Unidos muestra algunos vínculos con la Internet Research Agency (IRA) y tiene el sello distintivo de una operación con muchos recursos, que tomó robustas medidas de seguridad para ocultar su identidad y ubicación. Facebook ha observado en el pasado que esa práctica parece haber dificultado que las cuentas lograran seguidores en comunidades auténticas. Quienes estaban detrás de esta actividad emplearon cuentas falsas, algunas de las cuales ya habían sido detectadas y desactivadas por nuestros sistemas automatizados por ser inauténticas y estar involucradas en la generación de spam. Esas cuentas seguían, interactuaban y ocasionalmente comentaban las publicaciones de otros, buscando llevar la atención hacia su propio contenido. En general, reutilizaban contenido compartido en internet por otros, incluyendo capturas de pantalla de publicaciones de organizaciones editoriales y figuras públicas en las redes sociales. Una pequeña parte de esas cuentas también reutilizaban viejos memes publicados originalmente por la Internet Research Agency. Las personas que estaban detrás de esta operación publicaban con frecuencia contenido político, incluyendo sobre las elecciones en Estados Unidos, temas de medio ambiente y raciales, sobre la comunidad LGBTQ, sobre candidatos, sobre la confederación y acerca del conservadurismo y el liberalismo. También mantenían cuentas en las que se presentaban como locales en algunos de los estados llamados “swing” (sin una filiación política definida) y aparentaban ser tanto conservadores como progresistas.

Share This

Deja un comentario