El Banco de México (Banxico) presentó el lunes 30 de septiembre la plataforma para cobros digitales CoDi. Desde ahora, los bancos del país deberán ofrecer a sus usuarios la posibilidad de hacer y recibir pagos desde su aplicación móvil.

Codi funciona con las tecnologías QR y NFC. La primera consiste en un códigos de barras en un cuadrado que produce una respuesta rápida en los smartphones, mientras que la segunda permite la transmisión de datos al acercar dos dispositivos móviles.

México es el segundo país que más efectivo utiliza en el mundo, después de India. Con la plataforma CoDi, Banxico busca incentivar a la población a utilizar los servicios bancarios y realizar pagos digitales, al mismo tiempo que mejora la prevención de lavado de dinero.

¿Cuáles son los requisitos para utilizar CoDi?

El único requisito para que los usuarios puedan pagar y recibir dinero con CoDi es contar con una cuenta bancaria mexicana y con una aplicación para teléfonos móviles. A partir de el lunes 30 de septiembre, los bancos están obligados a ofrecer la opción de pago con CoDi desde su aplicaciones móviles. La mayoría de los banco ya están preparados para cumplir con el requisito. No solo eso. Algunas instituciones como Citibanamex y Santander participaron en las pruebas pilotos que se llevaron a cabo en pequeñas comunidades del país.

Las transferencias con CoDi podrán realizarse 24/7 a cualquier negocio o persona. Inclusive podrán realizarse pagos entre particulares con esta opción con montos de hasta ocho mil pesos y sin ninguna comisión por la transferencia.

Las instituciones financieras que participan en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) formarán parte del ecosistema CoDi. Las entidades que no forman parte del SPEI y deseen participar, deberán presentar los requisitos que se enlistan en esta página de Banxico.

Un trabajo en equipo con los bancos

Para la elaboración de CoDi, Banxico reunió a todos los bancos que ya forman parte del SPEI para crear una herramienta digital que permita la transferencia de dinero al instante, como sucede en países como Suecia y Corea del Sur.

Para probar el sistema de pagos, Banxico junto con otras instituciones financieras realizaron pruebas en pequeñas comunidades del país para introducir CoDi. Tulancingo, Hidalgo; Progreso, Yucatán y La Paz, Baja California fueron algunas de las comunidades seleccionadas por el Banco de México. El objetivo de las pruebas era comprobar que podían existir comunidades que no utilizaran efectivo en absoluto.

Santander realizó una encuesta a los usuarios participantes, donde 8 de cada 10 usuarios de la platafarma expresaron estar contentos de cómo funciona.

Los retos para abandonar el efectivo

Al igual que México, India intentó desincentivar el uso del efectivo y promover los pagos electrónicos. Sin embargo, los resultados fueron bastante desastrosos para la economía del país. De un día para otro, los billetes de más alta denominación fueron retirados, mientras que más de 190 millones de personas sin una cuenta bancaria quedaron excluidas de la economía del país.

La eliminación del efectivo ha sucedido con menos dramas en México. En los últimos años, Banxico ha tomado medidas que, de una manera u otra, desincentivan el uso de efectivo y promueven la bancarización.

  • La obligación a que la banca ofrezca cuentas básicas —cuentas bancarias que no requieren un mínimo para su apertura y donde solo se necesita una identificación para su apertura.
  • Pago de nómina directamente en cuenta bancaria.
  • La pérdida de valor de los billetes maltratados, un cambio reciente en la política monetaria que aceptaba a todos los billetes, sin importar que estuvieran maltratados — sin duda, esto hará que las personas prefieren utilizar medios electrónicos de pago.
  • La implementación del CoDi, un medio de pago electrónico que no cobra comisiones bancarias como sucede con las tarjetas de crédito y de débito.

Las proyecciones del Banco de México estiman que para septiembre de 2020 habrá cerca de 20 millones de usuarios registrados en la plataforma CoDi.

A pesar del optimismo, los mexicanos han sido reticientes a utilizar cuentas bancarias. Tres de cada cinco adultos no tiene una cuenta en el banco. La mayoría de los usuarios de banco son por nómina y prefieren retirar todo su dinero el día de pago. El 95% de los mexicanos pagan sus servicios básicos con efectivo. Y aunque la gran mayoría ya tiene un smartphone, la conectividad no llega a las zonas más alejadas del país.

Las fallas del SPEI alimentan a los escépticos. A menos de un mes del lanzamiento de CoDi, las transferencias bancarias tuvieron intermitencias por una sobrecarga en la quincena. Y esto encendió las alarmas porque CoDi utilizará el mismo sistema que el SPEI. La infraestructura de México aún no basta para un uso masivo de pagos digitales.

A pesar de estos tropiezos, el presidente de la Asociación de Bancos de México Luis Niño de Rivera aseguró tener confianza en que tanto bancos como usuarios podrán liquidar más transacciones. Falta que los usuarios también tengan esa confianza.

Los comercios analizan sumarse a la plataforma

Entidades no bancarias también han buscado adherirse a la plataforma de Banxico, como son Clip, Chedrahui o Walmart. La tienda de conveniencia Oxxo también analiza adherirse a la plataforma.

En la presentación de la plataforma, Citibanamex mostró el caso de Ramón Ramírez, un boleador de la Alamade Central. El comerciante indicó que encuentra muy ventajoso utilizar CoDi por el riesgo de ser asaltado.

Con anterioridad al lanzamiento de CoDi, el presidente ejecutivo de ABM Carlos Rojo mencionó que se necesitan políticas públicas para promover los pagos digitales y desincentivar el uso de efectivo, que representa entre el 80% y el 90% de las transacciones que se llevan acabo en el país. Entre las medidas propuestas, está prohibir el uso de efectivo en las gasolineras del país.

Por otro lado, la Secretaría de Hacienda, Relaciones Exteriores y Banxico aprovecharán que sus oficinas se encuentran en el perímetro del Centro Histórico de la Ciudad de México para invitar a a realizar pagos a través de la plataforma digital. Asímismo, antes del lanzamiento de la plataforma se hicieron pruebas en el corazón de la ciudad, en lo que será llamado “zona CoDi”.

Juan Carlos Arroyo, directivo de Banco Azteca, estimó que para que el CoDi funcione correctamente todos los involucrados (tanto sector público como privado) tiene que participar.

“Las instituciones financieras tienen que estar ahí dentro, instituciones públicas, comercio, retail, cámaras de comercio. Todos vamos a tener que poner de nuestra parte, incluso los consumidores. Estamos hablando de un cambio de hábito. Creo que todos vamos a tener que poner de nuestra parte, y sí creo que los beneficios que vamos a recibir, si logramos en los próximos años digitalizar el efectivo, van a ser muy grandes desde el punto de vista de la economía mexicana, pero más importante en temas de seguridad y sobre todo de facilidad y de gran experiencia de los consumidores”, expresó.

Un país sin efectivo, ¿pero a qué costo?

Muchos países ya están abandonando el efectivo en la vida cotidiana.

Con la adopción del CoDi México se suma a una tendencia global: la desaparición del efectivo. En países desarrollados como Reino Unido, Corea del Sur, Dinamarca o Suecia, el efectivo ya es cosa del pasado. Sin embargo, esta tendencia no es exclusiva de los países desarrollados. En Kenia, la empresa M-Pesa logró representar un tercio de la economía del país gracias a un sistema de transferencia de crédito por celular.

Las transacciones sin efectivo pueden ser más seguras y cómodas para la mayoría. Sin embargo, alguno analistas opinan que renunciamos a nuestra privacidad cuando aceptamos hacer transacciones con medios digitales.

El consulto de ciencia de datos Mike Weston se preguntó en una ocasión “¿Quiero que un puñado de compañías tengan la oportunidad de controlar algo tan fundamental como dónde puedo gastar mi dinero?”, a lo que respondió, “No”.

Los datos de los usuarios están a la mano de las grandes corporaciones en cada transacción electrónica. El mediador de la transacción — PayPal, Visa, Mastercard o Banxico — saben dónde, cuándo y cómo realizaste una compra.

Los gobiernos y los bancos presentan esta transparencia de los usuarios como una ventaja. De esta manera, es más fácil identificar transacciones que provienen del narcotráfico o prevenir la evasión de impuestos. Sin embargo, ellos pueden también utilizar o compartir los datos con terceros, lo que no ocultan. O al menos lo hacen en letras chiquitas.

Entre las ventajas que Banxico ofrece con la introducción de CoDi está la posibilidad de generar un historial “que permitirá que las instituciones financieras te ofrezcan servicios de acuerdo a tus necesidades”.

Ya sea para bien o para mal, la introducción de la plataforma de pagos digitales del Banco de México significa un parteaguas para el país. Con él, inicia una transformación de cómo los mexicanos ven no solo el dinero, sino también a la banca. No será un cambio sin fricciones y tampoco faltarán los detractores que, con razones, señalaran los peligros de entregar la información de las transacciones diarias a instituciones financieras. Afirmar que el CoDi significa la elimación del efectivo — como lo hacen algunos medios — es apresurado. Si México ha demostrado algo con su historia es ser fiel a las tradiciones.

Share This

Deja un comentario