China está construyendo la planta solar más grande de América Latina en Argentina

China está construyendo la planta solar más grande de América Latina en Argentina

China planea terminar de instalar la mayor planta solar de América Latina en mayo del presente año. La planta solar ubicada en Jujuy, Argentina, pretende iniciar proporcionando 300 megavatios y paulatinamente llegar a 500. Hasta ahora, el proyecto ha permitido capacitar y dar empleo a total de 600 personas aproximadamente.

Cauchari, el sitio donde China construirá la planta solar más grande de América Latina, se ubica en la provincia argentina de Jujuy. El proyecto, respaldado por tecnología y financiamiento chinos, refleja la estrecha cooperación de los dos países en los últimos años, así como la creciente tendencia de las empresas chinas a invertir en el mercado transfronterizo de energía solar.

El Banco de Exportaciones e Importaciones de China (China Eximbank) está financiando el 85% del costo total de $390M del proyecto Cauchari, y el resto será cubierto por el gobierno local a través de un bono verde.

Una vez terminada, la planta constará de 1,2 millones de paneles solares y suministrará una red con 300 megavatios de potencia. Se espera que esto eventualmente se expanda a 500 megavatios, lo que lo convertirá en una de las plantas solares más grandes del mundo.

“Cauchari se encuentra en la zona con la mejor radiación solar del mundo. También tenemos buenas condiciones climáticas y baja contaminación, buenas para el proyecto”, dijo Guillermo Giralt, director técnico de Cauchari Solar, una de las compañías involucradas en el proyecto.

Se espera que la planta de Cauchari reduzca los costos de energía y reduzca las emisiones de dióxido de carbono en 325.000 toneladas. En cuanto al impacto local, el gobierno acordó proporcionar a las comunidades indígenas el 2% de sus ganancias anuales para construir en sus tierras. El proyecto también brindará a los locales oportunidades de trabajo en el sitio, que van desde la restauración hasta el transporte.

“Nuestra condición inicial para el proyecto era que tuviera trabajadores locales. Para lograrlo, capacitamos a 600 personas de pueblos cercanos y luego los contratamos”, dijo Mario Pizarro, secretario de energía de Jujuy.

La cooperación entre los dos países fue posible principalmente gracias a RenovAr, un programa gubernamental que proporciona energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovable. Sin embargo, el uso de la tecnología china genera preocupación entre las asociaciones de la industria nacional que encuentran que estos programas inhiben el uso de su tecnología.

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *